Saltar al contenido

Croquetas de pollo

Las croquetas de pollo son una guarnición muy común entre los entrantes a la hora de comer, tanto en un restaurante como en una comida organizada por nosotros. Esto se debe a que gracias a la bechamel y el pollo, la croqueta se convierte en un alimento muy ligero que se derrite en la boca, por lo que podemos disfrutar aún más de su delicioso sabor.

Aquí te iremos explicando, en sencillos pasos, la mejor forma de preparar las croquetas de pollo, así como algunas de las variedades más gustadas, de la forma más fácil y rápida.

Ingredientes para la receta de croquetas de pollo

  • 250 gr. de pollo
  • 2 cebollas
  • 150 gr. de harina
  • 2 yemas de huevo
  • 170 gr. de mantequilla
  • 1 litro de leche
croquetas de pollo caseras

Cómo hacer las croquetas de pollo caseras

La receta más sencilla de hacer es sin duda la de las croquetas de pollo.

  1. Empezaremos ocupándonos de la cebolla, la cual pelaremos y trocearemos en trocitos pequeños. Podéis pasarla por la trituradora para hacerlo más fácil. Luego cortar el pollo en trozos pequeños. También podéis pedir en la carnicería que os lo troceen bien, para poder hacer las croquetas más cómodamente.
  2. Pon un poco de aceite a calentar y echa los trozos de cebolla al mismo tiempo que el pollo. Ve removiendo hasta que empiece a dorarse el pollo, y la cebolla se transparente.
  3. Ahora ve echando la harina poco a poco, espolvoreándola. Remueve bien para que se mezcle con los ingredientes y añádele la leche. De nuevo remuévelo todo bien. Por último, añade la mantequilla y remezcla todo hasta que los ingredientes formen una especie de masa. Una vez la masa tenga suficiente consistencia apaga el fuego.
  4. Bate bien los dos huevos, con un poco de sal, sin que queden grumos. En otro plato pon una  montañita de harina (si luego necesitas más, puedes añadirle más).
  5. Pon bastante aceite en una sartén y empezaremos el proceso de hacer las croquetas; coge trocitos de la masa que tienes preparada y ve dándoles la forma de cilindro de una croqueta, haciéndolas del tamaño que más te gusten. Pásalas por la harina, que se adhiera bien y después por las yemas. Cuando te asegures que no gotean, échalas a la sartén.
  6. Asegúrate de no poner muchas croquetas a la vez para que puedan hacerse bien. Con el fuego a media potencia no debería llevar más de unos 10 minutos al principio, y algo menos de 5 entre vuelta y vuelta cuando el aceite ya esté muy caliente.
  7. Luego, apártalas y déjalas en una bandeja sobre papel absorbente, para que suelten todo el aceite sobrante. Colócalas en una bandeja o fuente y ya están listas para servir y comer.

Otras recetas de croquetas de pollo